11 C
Buenos Aires
miércoles, mayo 29, 2024

Murió O.J. Simpson, exjugador de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL)

Mas Leídos

(france24.com) – El exjugador de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL por sus siglas en inglés), Orenthal James Simpson, más conocido como O.J. Simpson, murió a sus 76 años de edad, informó su familia este jueves 11 de abril. Sin embargo, señaló que el deceso ocurrió el miércoles. La noticia de su fallecimiento llega luego de que Simpson encarara una larga batalla contra el cáncer de próstata. El exdeportista es recordado por el llamado «juicio del siglo», que tuvo lugar en la década de 1990, cuando estuvo acusado del asesinato de su exesposa, Nicole Brown Simpson, y su amigo Ronald Goldman, en Los Ángeles. Aunque fue absuelto por ese caso, posteriormente fue declarado responsable de su muerte en una demanda civil. Y años más tarde, estuvo encarcelado por robo a mano armada y secuestro.

El 10 de abril, nuestro padre, Orenthal James Simpson, sucumbió a su batalla contra el cáncer”. Con este mensaje, la familia de OJ Simpson confirmó la muerte de la exestrella del fútbol americano y conmocionó al mundo este 11 de abril.

La familia, a través de las redes sociales, pidió que “durante este tiempo de transición, se respeten los deseos de privacidad y gracia”. De acuerdo al comunicado, OJ Simpson falleció rodeado de sus hijos y nietos.

El exjugador de fútbol americano estaba en tratamiento de quimioterapia en un hospital de Las Vegas. Su último mensaje en redes sociales fue su apoyo a los San Francisco 49ers en el último Super Bowl, de febrero de este año.

Simpson fue uno de los mejores jugadores de fútbol americano de su generación, entre finales de 1960 y 1970.

Pero su camino a esa fama deportiva no fue fácil. O.J. Simpson nació el 9 de julio de 1947 y tuvo que superar una enfermedad que desarrolló en su infancia para poder ser un corredor en la Universidad del Sur de California. Allí, ganó el Trofeo Heisman, que se otorga al mejor jugador de fútbol universitario.

Pasó por los Buffalo Bills y los San Francisco 49ers, un equipo al que le tenía mucho aprecio. Uno de sus últimos mensajes en redes sociales, es el apoyo al equipo liderado por Brock Purdy, en el último Super Bowl de febrero de este año, en el que perdieron contra los Kansas City Chiefs.

Una carrera de récords, con cuatro títulos de corredor de la Liga, 76 touchdowns y jugador de cinco Pro Bowls (el partido de las estrellas de la NFL). Esto le valió su inclusión en el Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional, aunque nunca jugó un Super Bowl, nombre con el que se conoce la final del campeonato.

En 1973, Simpson marca un hito histórico -que le da origen a su sobrenombre ‘Juice’. Simpson fue el primer corredor en la NFL en superar las 2,000 yardas en una temporada. Habría logrado 2,003 yardas en 14 juegos.

«El juicio del siglo»

O.J. Simpson dejó el fútbol americano en 1978. Las luces y los flashes sobre él volvieron en la década de 1990, pero ya no por méritos deportivos.

Un doble asesinato, una persecución policial y el llamaddo “juicio del siglo” marcaron su vida posteriormente.

Simpson fue acusado de la muerte a puñaladas, en 1994, de su exesposa Nicole Brown Simpson, y su amigo Ronald Goldman, en Los Ángeles.

El exdeportista fue uno de los primeros sospechosos, por lo que las autoridades ordenaron su detención. Sus abogados le aconsejaron entregarse a la Policía, pero, en cambio, envió una carta, que leyó su defensa.

En la misiva, afirmó que no tenía nada que ver con el asesinato. Cinco días después del crimen -ocurrido el 12 de junio de ese año- huyó en su Ford Bronco blanco. Llevaba su pasaporte y un disfraz.

Su detención se dio luego de una persecución a baja velocidad por el área de Los Ángeles, con más de 20 carros policiales y helicópteros, que fue televisada.

El caso se convertiría en uno de los más mediáticos, de ahí que lo denominaron “el juicio del siglo”. Al inicio, Simpson se declaró “100 % inocente”.

Pero, los fiscales, por su parte, argumentaron que Simpson mató a Nicole en un ataque de celos y presentaron extensas pruebas de sangre, cabello y fibras que vinculaban a Simpson con los asesinatos.

La defensa argumentó que se trataba de un caso de incriminación por parte de policías blancos.

Entre las pistas, las autoridades tenían unos guantes negros de cuero que estaban llenos de sangre. En el juicio, los fiscales ordenaron a Simpson que se los probara, porque creían que se ajustarían al tamaño de sus manos, con lo que pretencían demostrar su presunta culpabilidad.

Sin embargo, el exjugador indicó al jurado que no le quedaban bien, al mostrar lo forzoso que resultaba usarlos. El jurado, conformado en su mayoría por personas afroamericanas, lo absolvió de todos los cargos.

Posteriormente, las familias Goldman y Brown entablaron una demanda contra Simpson ante un tribunal civil, por el mismo caso.

En 1997, un jurado predominantemente blanco en Santa Mónica, California, encontró a Simpson responsable de las dos muertes y le ordenó pagar 33,5 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios.

“Gracias”, dijo O.J. Simpson al jurado y agregó: “Perseguiré como mi objetivo principal en la vida al asesino o asesinos que mataron a Nicole y al señor Goldman (…) Están ahí fuera en alguna parte. No mataría, no podría y no maté a nadie».

Sin embargo, años más tarde sí iría a prisión. Simpson cumplió nueve años en una cárcel de Nevada, tras ser declarado culpable, en 2008, de 12 cargos de robo a mano armada y secuestro de dos vendedores de antiguedades y objetos de colección deportiva, en un hotel de Las Vegas.

“No quería lastimar a nadie», afirmó Simpson, al señalar que los artículos que robó eran recuerdos personales de su vida deportiva.

En 2017, la Justicia le otorgó libertad condicional, tras haber sido sentenciado a 33 años de prisión.

Seguí Informado

Novedades Zonales

Notas más comentadas