8.4 C
Buenos Aires
martes, mayo 28, 2024

Estafaron con cripto a dos personas por casi 1,3 millones de dólares: allanamientos en supermercados chinos

Mas Leídos

BECCAR – El principal acusado de llevar adelante la estafa y tres cómplices de nacionalidad china fueron detenidos luego de allanamientos en San Isidro y la Ciudad de Buenos Aires. Dos de ellos recuperaron la libertad pero siguen vinculados a la causa.

Una estafa millonaria con criptomonedas fue descubierta y terminó con cuatro detenidos luego de allanamientos en el partido de San Isidro y en la Ciudad de Buenos Aires. Los procedimientos se llevaron adelante días atrás e incluyeron dos supermercados chinos en la localidad de Beccar.

El hecho investigado comenzó hace más de un año cuando la víctima de la estafa, un hombre de nacionalidad chilena, estaba en Argentina. y le ofrecieron realizar una inversión de forma virtual con criptomonedas. La víctima tenía cinco bitcoins y las entregó sin saber que estaba ante un delincuente que le había tomado la identidad a otro inversor: le dijo que para poder sacarle rédito a esa primera inversión, debía seguir invirtiendo.

Así cayó la segunda víctima, un ciudadano mexicano que reside en Estados Unidos y era socio del chileno. “El chileno puso 15 bitcoins más de su colega y, en total, ya eran 20. El Bitcoin está 64.000 dólares, cada uno. Obviamente, todo desapareció”, indicaron a Infobae fuentes del caso y explicaron que en total, la estafa asciende a 1.280.000 dólares

Las personas estafadas realizaron la denuncia sobre lo ocurrido y luego de una investigación se logró dar con quien sería artífice de la maniobra fraudulenta: se hizo pasar por un conocido y embaucó primero al joven chileno y luego al mexicano. Incluso, detallaron las fuentes, les hizo llegar documentación falsificada sobre supuestas billeteras donde se encontraban las criptomonedas.

Pero no actuó solo. Tres ciudadanos de nacionalidad china también están sospechados de haber formado parte de la estafa. Una mujer que recibió cerca de 105 millones de dólares por parte de su marido en los últimos dos años. «Por el comportamiento transaccional que se le verificó, claramente hacían ‘trading’”, explicaron las fuentes, sobre el proceso mediante el cual se cambia dinero a cripto y viceversa por un cánon. «Trocaban criptomonedas por efectivo para lavado de activos», aseguraron los investigadores que participaron de los allanamientos en los supermercados.

Esa mujer es la segunda detenida y fue apresada en uno de los comercios allanados en Beccar. Tanto el falso inversor como la mujer declararon ante el fiscal del caso Alejandro Musso, pero sin dar mayores precisiones: el hombre se negó a declarar y sólo admitió que tiene una condena previa, mientras que la mujer respondió «no entiendo» a todo lo consultado.

Los otros dos implicados en la causa por estafas en la que se secuestraron 656.000 dólares en criptos son el marido de la detenida y otro comerciante, ambos de nacionalidad china y que, si bien en un momento fueron detenidos en los allanamientos en Beccar, ahora están en libertad. Aún no fueron citados a indagatoria.

“El tronco de la prueba está hecho con un traceo de criptomonedas. Se hizo un traceo a la wallet inicial, que es de donde partieron los fondos. De esa, se llegó a una wallet descentralizada, que es anónima y se utiliza para esconder los fondos. Allí se dio finalmente con la cuenta de Binance, que era la de la ciudadana china”, detallaron las fuentes sobre cómo fue el paso a paso para identificar a dónde se fueron los 20 bitcoins y por qué la mujer está detenida y sus otros dos cómplices no.

“Inicialmente, no teníamos que eran marido y mujer, y que compartían y se pasaban entre ellos cuentas”, agregaron sobre el por qué salió una orden de arresto para ella y luego quedó en libertad su esposo. Ella cayó porque fue “la que recibió inicialmente el dinero”.

Sin embargo, desde la Fiscalía Especializada en Investigación de Ciberdelitos de San Isidro indicaron que, más allá de estar libres por el momento, los dos ciudadanos chinos “participaron activamente, es decir, son socios en la cueva de lavado”. “Las ganancias de la estafa fueron repartidas y sus beneficios entre todos”, agregaron,

Mientras tanto, los investigadores evalúan si la causa por la sociedad entre los tres ciudadanos chinos no se enmarca en un delito de lavado de activos y, por ende, debería ser instruido por el fuero federal.

Seguí Informado

Novedades Zonales

Notas más comentadas