10.6 C
Buenos Aires
martes, mayo 28, 2024

«El Pepo» quedó en libertad tras cuatro años y siete meses en prisión preventiva

Mas Leídos

El cantante de cumbia había sido encontrado culpable del accidente que le provocó la muerte Nicolás Carabajal, su trompetista, e Ignacio Abosaleh, su manager en julio de 2019. La pena fue de cuatro años y siete meses de prisión, tratamiento psicológico y la prohibición de manejar por diez años.

El juicio fue breve porque el cantante se declaró culpable de «homicidio culposo séxtuplemente agravado por conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria, bajo los efectos de estupefacientes y con un dosaje de 1,02 gramos de alcohol por litro de sangre, por exceso de velocidad, por mediar culpa temeraria y por la pluralidad de víctimas y lesiones culposas agravadas«.

El Pepo fue condenado por «homicidio culposo séxtuplemente agravado por conducción imprudente y negligente, con un nivel de 1.02 gramos por litro de sangre, a un exceso de velocidad de más de 30 km/h de la máxima permitida en el lugar, por mediar culpa temeraria y por ser más de una las víctimas fatales y lesiones graves culposas».

En el programa conducido por Florencia de la V pusieron al aire la palabra de Miguel Ángel Pierri, el abogado del artista, quien expresó: «Junto con el Doctor Alejandro Marino Cid y Darío de Ciervo solicitamos para que Pepo, Rubén Darío Castiñeiras, quedara en libertad. Cumplió con todas las intenciones de la ley. Pepo todavía no tiene su pena firme porque está penada ante la Corte así que sale en estado de prisión preventiva. Estuvo cuatro años y siete meses en prisión preventiva».

«Cumplió en exceso con la ley. Va a seguir con su tratamiento de desintoxicación y psicológico. Él me dijo ‘no tenemos nada que festejar. Ansío este momento de quedar en libertad, para volver a trabajar, para devolverle a mi familia estos años de ayuda’. También me dijo ‘soy solidario y respetuoso en el dolor’. No nos interesan aquellos que vienen a fomentar el odio. Y en esta causa hubo gente que vino a fomentar el odio», destacó.

Cómo fue el accidente fatal

«El Pepo» y los integrantes de su grupo se dirigían a Villa Gesell para dar un recital. Castiñeiras fue acusado por la muerte del trompetista Nicolás Carabajal, como así también de su asistente, Ignacio Abosaleh, ya que conducía el vehículo -Honda CRV- que volcó en la ruta 63, a la altura de la ciudad bonaerense de Dolores. Como consecuencia del siniestro también resultó herida Romina Candia, quien luego pudo recuperarse.

El cantante recibió una pena de cuatro años y siete meses de prisión de efectivo cumplimiento, accesorias legales, inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el término de diez años y pago de las costas procesales. El imputado cumplió prisión domiciliaria y gozó de salidas laborales.

El músico estuvo internado en el hospital San Roque, de Dolores, luego fue trasladado a la comisaría número 1 de Chascomús y posteriormente a la Alcaldía número 3 de Melchor Romero, en La Plata. Allí se fracturó una pierna mientras jugaba al fútbol, por lo que le concedieron el arresto domiciliario y también la posibilidad de seguir grabando.

La decisión de excarcelarlo bajo caución juratoria, que se hizo efectiva desde la Comisaría 3ª de Tres de Febrero, fue tomada por el mismo juzgado que lo condenó, a cargo del magistrado Eduardo Adrián Campos. Hasta este lunes, el músico era monitoreado con pulsera electrónica.

El accidente

El 20 de julio del 2019, el joven bombero de Ingeniero Maschwitz, Ignacio «Nacho» Abosaleh y Nicolás Carabajal murieron en el accidente de tránsito que protagonizó el cantante Rubén Darío “Pepo” Castiñeiras, en la ciudad de Dolores.

Aquella fatídica noche, sobre Ruta 63, el “Pepo” venía manejando, hablando por redes sociales, bebiendo, y a los pocos minutos perdió el control del vehículo y volcó produciendo el fallecimiento de Abosaleh y de Carabajal.

El vehículo volcó cuando iban camino a Villa Gesell para un recital y además viajaba, en el lugar del acompañante, la bailarina Romina Candia, quien resultó herida. Ella también debió ser internada, aunque fuera de peligro.

Desde el primer momento Castiñeiras mintió a los socorristas y a la policía que se acercó al lugar, diciendo que quien manejaba la camioneta era Abosaleh. Las cámaras de seguridad después demostraron que mintió de manera descarada e irresponsable intentando inculpar a una de las víctimas.

El cantante no sólo fue quien manejaba, sino que lo hacía a 140 kilómetros por hora, en medio de la niebla y bajo los efectos de droga y alcohol.

Abosaleh, que había sido bombero voluntario, era papá de Ian. “Él es hermoso, el vivo retrato de su papá. Le mostré fotos de su papá chiquito y me dijo que eran iguales, va creciendo y se parece cada vez más. Tiene la personalidad fuerte que tenía mi hijo, se enoja como él, come las mismas cosas, dejó de comer cosas que comía con su papá, lo dejó guardado en su corazón”, había contado su mamá, Patricia Achu, en una entrevista

Carabajal era papá de Alma, de un año y medio en ese entonces, y estaba esperando a Mateo, que nació dos meses después de su partida.

Seguí Informado

Novedades Zonales

Notas más comentadas