10.6 C
Buenos Aires
miércoles, mayo 29, 2024

El «loco de la katana» admitió haber asesinado a su madre y a su hermana

Mas Leídos

DETENIDO EN GARÍN – Daniel Adrián Derderian, quien fue detenido en la estación de Garín luego de haber permanecido prófugo, admitió ante la justicia haber asesinado a su madre, Elsa Margarita Suárez (66), y a su hermana, Sofía Elsa Aurelia Chaparro (30), aunque mencionó que fue para defenderse de un ataque de ambas.

Derderian, durante su indagatoria, señaló que apuñaló a las víctimas en defensa propia. “Dijo que la madre y la hermana lo atacaron”. Sin embargo, la descripción de ese escenario no se correspondería con las evidencias encontradas en la escena del hecho ni con las que arrojó la autopsia.

Por esa razón, el fiscal Amallo lo imputó por el delito de homicidio agravado por el vínculo de su madre, en concurso real con el homicidio agravado criminis causa, es decir, matar para ocultar el anterior delito, en perjuicio de su hermana. Prevén perpetua.

Según la agencia Télam, Derderian también dijo que no se presentó a la policía porque se asustó, que estuvo “deambulando” y que llegó “caminando” hasta Garin, donde finalmente fue detenido el miércoles por la tarde.

También manifestó que las víctimas lo corrieron y lo atacaron con un palo y una pala, y que temió que su madre le hiciera lo mismo que hizo con su última pareja “al cual llegó a matarlo a palazos para luego prenderlo fuego”. Ahora se deberá corroborar si esa acusación existió.

Ambas mujeres fueron asesinadas en su casa de General Pacheco con una espada estilo katana que fue hallada en la casilla que ocupaba el imputado en el fondo de la propiedad.

En el caso de Suárez, la mujer fue degollada. Según el informe, al que accedió Télam, “se destaca una lesión única en región cervical posterolateral de aproximadamente 21.5 centímetros de diámetro, donde se observa la sección de planos cutáneos, musculares y la sección de paquete vasculonervioso cervical izquierdo”. La atacó por la espalda y no tenía lesiones defensivas.

En el cuerpo de Chaparro, en tanto, había lesiones de arma blanca en la cabeza, hombros, codo, muñecas, brazos, manos y dedos, muchas de ellas, de defensa ante generadas por la resistencia de la víctima.

“Primero le di a mi mamá, cayó al piso y ahí quedó. Luego agredí a mi hermana y también cayó al piso. A ambas le di los cortes en el cuello”, confesó el detenido, quien finalmente admitió: “En ese momento no medí, pero supe que las había matado”.

A Derderian lo habían apresado este miércoles en la estación de trenes de la localidad de Garín. Con él dieron por una serie de datos: sabían que iba en bicicleta, que tiene una calvicie prominente y usaba lentes oscuros. Las antenas del celular fueron clave. Usaron un programa que se llama Azimut.

Así, los investigadores descubrieron que había dejado la bicicleta cerca de un supermercado chino, se enteraron que vestía una camisa azul oscura a cuadros y hallaron cámaras de seguridad que lo tomaron y permitieron un seguimiento. El celular completó el cuadro.

Se le secuestraron, al menos, cuatro cuchillos de diferente tamaño. Estaba prófugo desde el lunes, cuando fueron encontrados los cuerpos.

Los investigadores del doble crimen de la katana creen que en el regresó a la casa materna puede estar la génesis del caso. En ese sentido, pusieron la lupa sobre testimonios que hablan de la venta de un lote en Benavidez, donde vivía Derderian, un hombre al que los testigos describieron como “muy callado”. Desocupado, no había tenido otra alternativa que volver a la casa de su madre, quien habría estado detrás de la operación inmobiliaria.

Seguí Informado

Novedades Zonales

Notas más comentadas