18.5 C
Buenos Aires
sábado, abril 20, 2024

El Instituto Secundario General Belgrano de Belén de Escobar cumplió 68 años

Mas Leídos

Ese fundamental hito histórico de la educación en nuestra localidad se concretó en el año 1953, dando la posibilidad de contar con un colegio secundario en la zona.

En el día de ayer, el Instituto Secundario “General Belgrano” de Belén de Escobar cumplió 68 años. Se trata del primer establecimiento destinado a facilitar a los jóvenes escobarenses los estudios secundarios, cuyo propulsor fue el caracterizado y visionario vecino, el doctor Enrique Claudio “Pibe” Cappello, quien también fue el donante de la antigua propiedad donde comenzó a funcionar el mismo, que aún existe y que se ubica en la calle Asborno al 700.

Ese fundamental hito histórico de la educación en nuestra localidad se concretó en el año 1953, solucionando el problema de la dificultad de realizar los estudios secundarios. De esta manera, a raíz de la iniciativa de Capello, el 7 de mayo de ese año varios vecinos se reunieron para acordar la fundación de entidad destinada a sostener un instituto de enseñanza secundaria.

En un principio, según el acta labrada en ese día, la institución se denominó “Siete de Mayo”, y tenía por objeto crear institutos de enseñanza del bachillerato, magisterio y comercial. Ya en el año 1955, el establecimiento educativo cambiaría su nombre a Instituto Secundario General Belgrano”, el cual posee hasta el día de hoy.

La instrucción impartida era gratuita y sus títulos eran oficiales y válidos como cualquier otro expedido por el Estado. Para el ingreso a los cursos se requería el diploma de sexto grado debidamente legalizado, admitiéndose alumnos entre los doce y los dieciocho años de edad. En caso de haber suficientes candidatos de más de dieciocho años de edad, se creaba un curso especial para ellos.

Los fundadores de la entidad se constituyeron en el Consejo Directivo provisorio, de la manera siguiente: presidente, Carlos Gerasi; Vicepresidente, Enrique Claudio Cappello; Secretario, Alfredo Armano; Prosecretaria , Olinda Edita Dematteo; Tesorero, Alberto Crosa Denegri, Vocales; José Gerardo Aldorisio; José Angeleri, Arturo Brosio; Antonio Oscar Di Franco; Alberto Gashu; Rodolfo Julio Gauweiler; Jorge Lelli y Antonio Américo Troccoli”.

Nelly Seminari, baluarte escobarense de la educación

FM Líder se comunicó telefónicamente con Nelly Seminari, en el marco del nuevo aniversario del Instituto Secundario General Belgrano. Ella es una histórica docente, directora y ‘maestra de la vida’ de miles de alumnos que pasaron por las aulas del Colegio Belgrano (primaria) en Escobar.
Qué grandes personas tuvo ese Instituto para llegar a ser lo que fue y lo que es. Una maravilla de gente los fundadores, el Sr. Capello, el Sr. Ferrari, el Sr. Armano que queda un poquito olvidado porque murió a los 48 años -pero las chicas del Magisterio se tienen que acordar perfectamente como me acuerdo yo-“.
“Tengo tres protectores del secundario, cuando me empezaron a llamar para ser docente. Esos tres fueron los que me respaldaron. Yo tengo la suavidad, la educación, la delicadeza de Alberto Ferrari Marín. Un hombre maravilloso, silencioso pero muy capaz y me sentí respaldada por esa dulzura, eso tan cristiano en su personalidad”.
“El respaldo que tuve de Alfredo Armano, el marido de Olga Olivera. Excelente persona. Me acuerdo que decía ‘Señor, me puede atender’ y me decía ‘el Señor está en el cielo, llámeme Alfredo'”.
“Y el otro, que ahí hay que sacarse el sombrero, el Dr. Enrique Claudio Capello, el fundador principal. Él donó la esquina para eso”.
“Yo aprendí muchísimo con el Dr. Capello. Siempre me decía: ‘no olviden que el niño a veces no un libro, a veces no tiene un guardapolvo’. Por eso el guardapolvo blanco, para uniformar a todos por igual. Sea sencillo el niño, sea pobre o sea rico. Uno aprende esas cosas. Ya las tengo desde mi hogar, pero él me acrecentó, me reafirmó esos deseos de enseñar, de educar, de mirar. Él hacía apuntes a los chicos del secundario que no tenían libros. Guardaba las boletas de políticos para hacer los apuntes ahí”.
Luego Nelly recordó a Marta Ameghino, “una persona que no hay que olvidar nunca”.
También rememoró a Roberto Gaytán, “qué profesor”.
“Yo le tenía terror al Dr. Ballester cuando entraba para dar anatomía, por la altura, la presencia. ¡Qué personalidad que tenía! Entraba y temblaba 5to Magisterio”, recordó entre risas.

Seguí Informado

Novedades Zonales

Notas más comentadas