Dengue: la importancia del conocimiento para prevenirnos

Mas Leídos

Candela Castro, bióloga y directora de Áreas Naturales de la Municipalidad de Escobar.

RECOMENDACIONES DE CANDELA CASTRO – El aumento de casos de Dengue en Buenos Aires y en nuestro municipio nos obliga a tomar medidas preventivas y concientizarnos sobre esta enfermedad y conocer más sobre el comportamiento del Aedes aegypti. ¿Por qué aumentan los casos? ¿Cuál es la relación con las altas temperaturas y abundantes lluvias? ¿Cuál es el compromiso y el lugar que deben ocupar los municipios en la promoción de las acciones para combatir la epidemia?

Los mosquitos existen hace millones de años en el planeta, los insectos fueron uno de los primeros en aparecer por lo que existen muchísimas especies con distribución en el mundo. Con esto quiero decir que no todos los mosquitos que nos pican son transmisores de este virus tan grave. El Aedes aegypti, es una especie exótica con distribución natural en el continente Áfricano. En Argentina, esta especie encontró un lugar adecuado para establecerse y convertirse no sólo en una especie exótica, sino también invasora. Con el cambio climático, las temperaturas en el país comenzaron a tornarse más elevadas y esto permite que año tras año se siga reproduciendo, aumentando la posibilidad de transmitir enfermedades a los humanos.

El ciclo de vida del mosquito, compuesto por cuatro etapas: huevo, larva, pupa y adulto, se ve acelerado por condiciones climáticas favorables, como el aumento de la humedad y la temperatura, junto con la presencia de lluvias, como las que hemos experimentado este año. Tras las precipitaciones, si el sol aparece al día siguiente y la temperatura sube, es común observar un aumento en la cantidad de larvas.

Algo que todavía no hemos procesado es que esta especie de mosquito, encuentra su hábitat en nuestros hogares, donde busca agua estancada para depositar sus huevos. Desde floreros hasta neumáticos viejos, cualquier objeto capaz de retener agua puede convertirse en un criadero.

La clave para prevenir la reproducción de estos insectos es la eliminación de estos posibles criaderos, en un proceso conocido como descacharrado y no la fumigación. Mantener limpios los recipientes, agregar cloro en las rejillas y verter agua hirviendo son medidas efectivas. Desde el Municipio a través de la Subsecretaría de Escobar Sostenible promovemos el hábito del descharreo de la misma forma que lo hacemos con las prácticas de reciclaje y plantación de especies nativas. La fumigación debe reservarse para casos confirmados en la zona, ya que los productos utilizados son altamente tóxicos y pueden afectar a la fauna circundante.

En la naturaleza existe lo que llamamos equilibrio biológico, cuando ese equilibrio se pierde comienzan a aparecer enfermedades de esta gravedad. Muchos animales tienen como dieta a los mosquitos, principalmente a las larvas. Por ejemplo, cuando una rana se alimenta del estado larval del mosquito está impidiendo que llegué al estado adulto y por lo tanto, que no tenga la posibilidad de picarnos.

Para combatir esta problemática, se requiere una acción coordinada entre las áreas de salud y ambiente, así como campañas de concientización y educación ambiental durante todo el año. La mejor vacuna contra este problema es el conocimiento, y es responsabilidad de cada municipio proporcionar información para proteger la salud de la población y preservar el equilibrio ambiental, ya que sin un ambiente sano no puede existir la salud.

Novedades Zonales